El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

› Qué es la Fibrilación Auricular

La arritmia es una irregularidad en el ritmo natural del corazón, denominada ritmo sinusal. La Fibrilación Auricular (FA) es el tipo de arritmia más común y está caracterizada por latidos rápidos y no coordinados, producto de movimientos compulsivos de las fibras musculares cardiacas. La FA es un fallo del sistema eléctrico que controla los latidos del corazón.

Qué es la Fibrilación Auricular.Los síntomas usualmente se relacionan con el deterioro hemodinámico producido por una arritmia con frecuencia cardiaca elevada, aunque en ocasiones la FA es asintomática. La complicación más grave es la embolia, que se puede originar cuando se acumula sangre en las cavidades superiores del corazón formando coágulos, que pueden desplazarse a cualquier nivel del organismo, incluido el cerebro.

La FA tiene una alta prevalencia que ronda el 1% de la población general y el 10% de los mayores de 60 años, causando un alto número de ingresos hospitalarios y un coste elevado al sistema sanitario.

Además frecuentemente la fibrilación auricular se encuentra asociada a otras patologías cardiacas comunes como las enfermedades valvulares, sobre todo de la válvula mitral, que están fuertemente asociadas a la FA: cardiopatía isquémica, estenosis mitral, enfermedad del seno, síndrome de prexcitación e insuficiencia cardiaca, entre otras. Además, puede haber enfermedades no cardiacas subyacentes, como hipertensión arterial, neumonía, depleción electrolítica, embolismo pulmonar, tirotoxicosis, diabetes o cáncer de pulmón.

Entre un 15 y 30% de los pacientes de fibrilación auricular no presentan cardiopatías asociadas, desconociéndose la causa de la enfermedad.

Cerrar ventana

Embolia

Un trombo es un coágulo en el flujo sanguíneo que interrumpe la circulación de la sangre. Pasa a denominarse embolia cuando viaja a través del torrente sanguíneo, instalándose en otras partes del cuerpo. La embolia detiene el flujo sanguíneo dañando los tejidos y privándolos de oxígeno, pudiendo producir la muerte.

Las partes del cuerpo más susceptibles de sufrir embolia son los pies, las piernas, el corazón, el cerebro, los pulmones, los riñones y los ojos.

cerrar ventana ›

Tel. +34 633 810 722  ·  E-Mail.