El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

› Tratamientos Farmacológicos

El tratamiento farmacológico de la FA pretende controlar la frecuencia de los episodios de arritmia, corregir del ritmo sinusal irregular y prevenir posibles embolias. El principal inconveniente del tratamiento farmacológico son los efectos secundarios de los antiarrítmicos y anticoagulantes.

Fármacos antiarrítmicos

Los antirrítmicos son muy comunes en el tratamiento de la FA, aunque sus efectos secundarios adversos provocan que cada vez se controle más su preinscripción. Los mayores problemas del tratamiento con antiarrítmicos son la tolerancia al fármaco, que provoca que se necesiten cada vez mayores cantidades de fármaco para alcanzar los mismos efectos, los efectos ventriculares graves y la alta toxicidad.

Los bloqueantes de canales de calcio y digital han demostrado su efectividad para controlar la frecuencia arrítmica, usando combinaciones de ambos en los casos más graves. No obstante, el uso continuado de estos medicamentos puede desencadenar bradicardia sintomática, siendo necesaria la implantación de un marcapasos para regular la medicación.

Tratamientos farmacológicos para la Fibrilación Auricular.Los antirrítmicos además son utilizados para controlar y mantener el ritmo sinusal. El índice de recuperación del ritmo varía dependiendo del fármaco y normalmente necesitan combinarse con cardioversión eléctrica externa para resultar efectivos. Los más utilizados son amiodarona, sotalol, propafenona y flecainida. La amiodarona es el medicamento que presenta mejores resultados según los estudios.

Existen otros fármacos novedosos como la ibutilida y la dronedarona. La ibutilida es  muy eficaz en la recuperación del ritmo sinusal, pero sólo puede ser administrado por vía intravenosa. La dronedarona es un potencial sustituto de la amiodarona, ya que tiene menores efectos secundarios y similar eficacia. Sin embargo aún no se tienen datos consistentes sobre seguridad y resultados clínicos.

Fármacos anticoagulantes

Los medicamentos anticoagulantes tienen como objetivo prevenir el riesgo de embolia en pacientes de FA. Los dicumarínicos es uno de los medicamentos más usados, aunque los riesgos que conlleva su administración hacen que el tratamiento sea contraproducente en los casos más leves. Cuando el riesgo de embolia es inminente, se utilizan fármacos más potentes como la heparina.

Tel. +34 633 810 722  ·  E-Mail.